Vitaelius

!Voz Veracruzana en Internet!

Dr. José Vitelio García Maldonado

LO EDUCATIVO Y LO SOCIAL

Por: José Vitelio García

Sobre la educación podemos decir que cuando se reflexionó sobre el hecho social mismo que la constituye y como resultado de esas reflexiones, se formuló una teoría de la educación y desde entonces se han emitido varios conceptos acerca de la misma, conceptos que fueron cambiando conforme se fueron transformando las estructuras sociales y las aspiraciones de los pueblos.



Algunos conceptos concretados por pedagogos y filósofos corroboran lo que se deja dicho:



Platón (429-347 a.n.e.) afirmó que "Educar es dar al cuerpo y al alma la perfección de que son susceptibles".



Quintiliano (español-romano, siglo I de nuestra era) asentó que "Educar es hacer del educando un hombre lo menos imperfecto posible". Aquí cabe recordar que en Roma la suprema finalidad consistía en formar al perfecto orador.



En la Edad Media la educación se identificó como "un ejercicio para la posesión de valores religiosos".



En el Renacimiento se pensó que la Educación debía preparar al joven para ser hombre de mundo.



Juan Jacobo Rousseau (1712-1778) dijo sobre la educación que "es el desarrollo armónico de la personalidad. Ha de obedecer al desarrollo normal del niño. 'El niño ha de ser niño antes de ser hombre".



Juan Enrique Pestalozzi (1746-1827) aseveró que la "educación se propone formar al hombre en todo su ser, preparándolo para las circunstancias sociales e históricas".



John Dewey (1859-1952) afirmó que "La educación es la suma total de procesos por medio de los cuales una comunidad o grupo social grande o pequeño, transmite a las nuevas generaciones la experiencia y sabiduría, los poderes e ideales adquiridos en la vida con el fin de asegurar no sólo la supervivencia del grupo, sino su desarrollo y evolución".



Fernando de Azevedo en su Sociología de la Educación asienta que ésta última es "una acción ejercida por las generaciones adultas sobre las generaciones jóvenes para adaptarlas a la mentalidad de aquéllas. Es la transmisión de las tradiciones materiales y espirituales de una generación a otra, en una sociedad determinada".



En síntesis: la educación puede concebirse como la acción que favorece el desenvolvimiento integral del nuevo ser y como una asimilación de cultura, ambos aspectos no se excluyen, sino por el contrario se complementan, como lo expresa Richard: "La educación es simultáneamente una evolución personal metódicamente ayudada y una función social". (1)
Es indudable que la ayuda metódicamente orientada la debe realizar quien para ese fin se ha preparado, llámese profesor, educador, maestro, etc. Sin embargo el binomio educador-educando en ciertos momentos de la historia personal y del entorno social parece limitada.



Tomemos aquí algunas reflexiones del maestro Sergio Bagú: "No hay ser humano sino en el contacto con seres Humanos". (2)



Por otra parte el ser vivo es o no es, vive o muere según se mantenga o no, en íntima conexión con otros seres de su especie. En este aspecto lo que está en juego es la existencia misma del individuo.



En otra vertiente el ser vivo sólo puede desarrollar su potencialidad mientras mantenga esa íntima conexión, sólo así puede llegar a ser.



De esta forma consolida un determinado grado de desarrollo de su existencia.



En la vasta evolución de las especies, el hombre, primate superior capaz de descubrir nexos entre fenómenos e inventar símbolos múltiples, sólo pudo sobrevivir porque el grupo de sus iguales sobrevivió. (3).



Para Teilhard de Chardin -citado por Bagú- "el fenómeno social (es) culminación y no atenuación del fenómeno biológico".



Aquí completando a Richard, podríamos decir que: La personalidad del ser humano sólo puede lograrse como fenómeno social: ya que los seres humanos se intergeneran recíproca e incesantemente. (4).



Concluiríamos con el aserto del maestro Sergio Bagú: "La realidad social, esa integración de lo humano es nuestra condición de vida y, a la vez, la materia de nuestro conocimiento de lo social" (5).



Hasta aquí parecería que vamos encontrando la necesidad de una vinculación operativa entre la educación como un desarrollo personal y como una función social dentro de un contexto socio-económico determinado.



Tal vez convenga apoyarnos en la tesis de Paulo Freire quien planteó la educación como una acción cultural de carácter liberador "a través de la cual se puede proporcionar la extroyección de la conciencia dominadora que se halla 'habitando' la conciencia oprimida".



Freire vio una liberación totalizadora que comprende a la vez a cada individuo, a las pugnas interclases sociales, al enfrentamiento entre países subdesarrollados y potencias subdesarrollantes, entre nuestras posibilidades latinoamericanas y los poderes del norte. (6)



América Latina es evidentemente una sociedad objeto, es ser para otro. De ahí su alienación cultural. Latinoamérica no se ve con su óptica, aunque esté interesada en descubrirse a sí misma. (7).





Notas:
(1) García Maldonado, José Vitelio.- Un ensayo sobre la formulación de hipótesis en torno a la educación y el desarrollo económico. Editorial Autocrítica. México 1972.

(2) Bagú, Sergio.- Tiempo, realidad social y conocimiento. Siglo XXI editores. Edición. México 1994

(3) Op. cit.p.7

(4) Op. cit. p.10

(5) Op. cit. p.11

(6)) Torres Novoa, Carlos Alberto.- Entrevistas con Paulo Freyre. Ediciones Gernika. México, 1977

(7) Op. Cit. p. 18-19

visitas 1,705 desde 01 de abril de 2003

Copyright © 2017 Vitaelius.com | CSS and XHTML | Powered by Condominioweb.net | Buscar