Vitaelius

!Voz Veracruzana en Internet!

Dr. José Vitelio García Maldonado

El retorno de la barbarie

Por: Benito Barradas

El imperio invade de nueva cuenta. Irak es el escenario. La mayor potencia de principios del siglo XXI colocó ya la garra militar en ciudades que tienen más de cinco mil años de historia. Ciudades que están siendo arrasadas por el fuego, la metralla, los misiles, las bombas. El retorno de la barbarie. Soldados armados con los más recientes avances tecnológicos destruyen el paisaje del terreno en el que la rueda fue usada por primera vez, esa región en que la matemática y la escritura surgieron, y permitieron a los pueblos de la Mesopotamia enormes avances en el desarrollo de sus culturas.



El señor Bush, como si estuviera filmando una película de terror, encabeza la caravana de los mercaderes del petróleo y las armas. Sus tropas genocidas avanzan bajo el mismo argumento primitivo de la imposición de la fuerza sobre la razón, mientras millones de ciudadanos salen a las calles para pedir que se detenga el genocidio. Pero el señor Bush está sordo al clamor mundial. El moderno Atila avanza, las divisiones del imperio no se detienen, y el paso de la muerte por el territorio de Irak sólo deja sangre, cadáveres, dolor, llanto y sufrimiento.



Lastimados por años de sanciones económicas y aislamiento mundial, en Irak no olvidan las glorias de su pasado milenario. Este país comprende la mayor parte del territorio que perteneció a la Mesopotamia, aquella floreciente región situada entre los ríos Tigris y Eufrates. La Mesopotamia, que significa “entre ríos” es el origen de importantes culturas de la antigüedad, como los sumerios, babilonios y asirios. En esa región aparecieron las primeras grandes ciudades, bellas, prósperas.



Yo digo que no debemos permitir que se estrangule la cuna de la humanidad. En esa parte del mundo, 4000 a.C. floreció la cultura Sumeria. Su legado es enorme. Recordemos que para superar las condiciones climáticas, los sumerios desarrollaron sofisticados sistemas de irrigación aprovechando el agua de los ríos, y que por medio de la escritura cuneiforme, transmitieron sus conocimientos a las generaciones siguientes, además de que desarrollaron un sistema matemático tan preciso que hasta la fecha es útil.



No es todo. En Babilonia cuyas ruinas se localizan al sur de Bagdad, el rey Hammurabi, sexto de la primera dinastía amorita, redactó una relación de leyes que es conocida como el más antiguo código legal de la historia y que comprende una amplia gama de materias: económicas, civiles, penales, administrativas y laborales. Babilonia, quién no lo recuerda, conserva todavía una de las siete maravillas del mundo antiguo: los jardines colgantes, cuya fama perdura hasta nuestros días. Imaginemos un suntuoso palacio con jardines en lo alto, irrigados con las aguas del río Eufrates, que el rey Nabucodonosor hizo construir para su mujer, que sentía nostalgia de la región montañosa donde había nacido.



La Mesopotamia, conocida como “la media luna de las tierras fértiles”, también tiene una gran importancia religiosa. Ella está relacionada con el Jardín del Edén y Abraham, el patriarca de tres religiones: judaísmo, cristianismo e islamismo. Muchos de los profetas vivieron en esa región. Los templos religiosos se construyeron en forma de torres escalonadas de gran altura, y se conocieron con el nombre de ziguretes. Queda uno de ellos, si aún no ha sido destruido por bombas norteamericanas, es la torre-templo de Etemenanki, y está relacionada con la Torre de Babel.



La historia no debe destruirse. Los conocimientos, los templos y los edificios de Irak son patrimonio de la humanidad. Es tiempo de decirlo. Basta ya de guerras. Basta ya de horror como el sufrido en Estados Unidos aquel 11 de septiembre. Alto al terrorismo de lesa humanidad. Terrorismo de cualquier tipo, porque ese 11 de septiembre, el mismo día de las masacres en Nueva York y Washington, también murieron 35,615 niños en el mundo. Palabra de la FAO. murieron de hambre. Genocidio del hambre.



Veo las escenas infernales en la televisión. El imperio y la muerte es lo mismo. Ahora se utilizan los adelantos tecnológicos para exterminar pueblos enteros. Otra vez los bombardeos. Otra vez el recuerdo de Guatemala, Congo, Indonesia, Cuba, Vietnam, China, Corea, Laos, Camboya, Grenada, Libia, El Salvador, Nicaragua, Sudan, Afganistán, Yugoslavia, Irak... qué horror, la pesadilla no termina.

visitas 2,064 desde 12 de abril de 2003

Copyright © 2017 Vitaelius.com | CSS and XHTML | Powered by Condominioweb.net | Buscar