Vitaelius

!Voz Veracruzana en Internet!

Dr. José Vitelio García Maldonado

Hacia un auténtico federalismo lingüístico

Por: Eduardo R. Thomae

El tercer milenio nos enfrenta a posibles hecatombes culturales, si no hacemos lo que aún podemos realizar en estos momentos.



Vemos como el mundo actual simultáneamente se conjunta para formar una sociedad global y se fractura en trozos cada vez más pequeños definidos por le etnicidad.



A más de cincuenta años después de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y a más de una década del manejo internacional de los Derechos de los indígenas y de los derechos lingüísticos, advertimos que más de 2 mil 500 lenguas indígenas que contienen información vital sobre la naturaleza, podrían extinguirse de inmediato.



Sabemos que en Nueva Guinea se distinguen 847 lenguas diferentes, en Indonesia 655, en Nigeria 376, en la india 309, en Australia 261, en México 230, en Camerún 201, en Brasil 185 y en Zaire 158.



De todo ese cúmulo, más de mil idiomas son hablados por grupos que van de 101 a mil personas, 553 son utilizados por colectividades que apenas tienen 100 individuos o menos.



Los investigadores ven con alarma, que 234 lenguas ya murieron y calculan que probablemente en los próximos 100 años, el 90% de los idiomas del mundo podrían extinguirse.



¿Por qué? Porque una de las características de la sociedad global es el creciente uso del inglés como lengua franca. El uso del inglés en el último medio siglo se ha incrementado en más de un 40%. Trescientos quince millones lo hablan como lengua materna, 300 millones como segunda lengua y 100 millones lo usan como lengua extranjera. Ciertos cálculos se permiten hablar de casi 1,000 millones de angloparlantes entre los 5, 500 millones de pobladores del mundo.



Pese a la utilidad práctica del inglés, el uso de este idioma conduce inevitablemente al desplazamiento y a la pérdida de otras lenguas. Podríamos decir que estamos ante un “lingüícismo arrollador” o “imperialismo lingüístico”.



Este fenómeno aunque se advierta menos, también es válido para otras lenguas tales como el español o el francés.



En ese contexto global la protección de los derechos humanos lingüísticos de las minorías ha logrado llamar la atención como una problemática internacional de crucial importancia.



Sabemos que el idioma es una de las características esenciales de la personalidad cultural de un grupo humano, llámese éste comunidad, etnia, o nación. Es sin lugar a dudas un motivo de identidad.



La pérdida de una lengua, desmorona gravemente su contexto cultural y significa el perder un tratado de consulta único del mundo natural. Las canciones, las leyendas, las historias, el arte y las artesanías guardan muchos secretos de la naturaleza que tras muchas generaciones permitieron a los grupos indígenas vivir en armonía con su entorno ambiental.



Si estas culturas desaparecen, se perderán llevándose con ellas su íntima relación con la naturaleza, el mundo entero inevitablemente se empobrecerá.



La pérdida de un idioma es socialmente, la destrucción de una identidad arraigada, culturalmente es la aniquilación de un tesoro humano y naturalmente es la mutilación de un entorno equilibrado.
Ante el anterior panorama ¿qué conviene hacer?....... Sugerimos:


  • Promover el uso de nuestros idiomas autóctonos, tanto en lo oral como en lo escrito. Una lengua se pierde porque sus hablantes dejan de comunicarse orillados por presiones sociales.
  • Promover y elaborar materiales que divulguen el uso y el aprendizaje de nuestras lenguas oriundas.
  • Estandarizar y homogeneizar una lengua indígena, conjuntando sus variantes afines.
  • Crear instituciones que aprovechen las tecnologías y los modernos medios de comunicación para usar y divulgar las lenguas maternas de nuestras comunidades.
  • Formar grupos de líderes en todos los niveles que divulguen el uso de la lengua materna e incluyan y desarrollen en las comunidades de una etnia, el orgullo y la lealtad a su idioma y su cultura.
  • Construir redes de intercambio de noticias indígenas
  • Propender a la creación de academias de las lenguas indígenas
  • Fundar bibliotecas en cada comunidad para documentar su historia y su acervo cultural.

Los derechos lingüísticos en el contexto de los derechos humanos nos avalan para:

  1. no ser discriminados por la lengua que hablamos, y
  2. utilizar la lengua propia en todas las actividades de la comunidad a la que pertenecemos.

En un país como el nuestro debemos promover una auténtica práctica federalista, empezando por la cuestión lingüística, donde no haya discriminación entre las diferentes lenguas y en donde éstas sean vistas como parte del patrimonio federal común, todas igualmente oficiales, apuntaladas por acciones que hagan posible y real una igualdad objetiva.



FOROS DE CONSULTA SOBRE DERECHOS LINGUISTICOS

Parque Temático TAKILSUKUT

El Tajín, Papantla, Veracruz

16 de julio de 2002

PONENCIA: HACIA UN AUTENTICO FEDERALISMO LINGUISTICO

visitas 1,077 desde 02 de septiembre de 2003