Vitaelius

!Voz Veracruzana en Internet!

Dr. José Vitelio García Maldonado

La irrupción de los mass media

Por: José Vitelio García

Mass media, es un latinismo crudo (plural de medium) que empezó a usarse en el idioma inglés, significando literalmente los medios de masas. De ahí ha derivado mediático para calificar lo concerniente a los medios de comunicación.


Expresiones idiomáticas aún jóvenes, tal vez con una veintena de años y con tan escasa edad, “ya se pasean con disfraz hispano y pisando fuerte por nuestras prosas habladas y escritas, confiriéndoles un alto grado de distinción” —afirma Don Fernando Lázaro Carreter— así, se dice, “se oye que vivimos en una sociedad mediática, queriendo significar con centelleante concentración la importancia constitutiva casi, que en la sociedad contemporánea poseen los media o medios por antonomasia”.


Médiatique en francés, mass mediático en italiano, el vocablo se ha puesto de moda y nadie que se precie en el mundo de la comunicación y en el mundo político, perderá la ocasión de usarlo y de abrillantarse con él.


Nosotros advertimos la conquista sin precedentes que los progresos y adelantos técnicos del mundo contemporáneo han logrado en lo que se refiere a la transmisión del pensamiento, a la información de hechos, a la divulgación de la palabra escrita, a la proyección y comunicación de la imagen, lo cual hace que la vida actual sea indudablemente una actividad de comunicación.


Las teorías más revolucionarias acerca de las relaciones entre los mass media que condicionan y difunden el mensaje y la imagen, son las de Marshall Mc Luhan, cuya tesis básica consiste en afirmar que el “medio es el mensaje” y que todos los mass media ejercen por sí mismos —sin tener en cuenta los mensajes que pretenden comunicar— una fuerte influencia en el hombre y en la sociedad.


Para Mc Luhan “ las sociedades siempre han estado más condicionadas por la naturaleza de sus mass media, que por el mensaje que transmiten. Cuando una nueva tecnología penetra en una sociedad satura todas sus instituciones, actúa como agente revolucionario. Lo vemos hoy con los medios eléctricos y electrónicos, lo mismo pasó en su momento con la invención del alfabeto fonético.


El telégrafo, el teléfono, la radio, la televisión, los ordenadores y ahora la combinación de ellos, son una extensión de las funciones y de los sentidos de nuestro cuerpo. El uso de estos medios nos ha hecho pasar del hombre fragmentado de Gutemberg al hombre integral de hoy.


Estamos sumergidos en un inmenso mar de movimientos informativos que permiten incorporar en el hombre a toda la humanidad. El hombre alfabético sucumbe al de los mass media electrónicos.


Para Mc Luhan, en países muy alfabetizados esto resulta traumático y provoca crisis de identidad generadoras de violencia, sobre todo en la gente joven.


Ahora bien, algunos de nosotros pensamos que el cine, la televisión, la internet, promueven tácita o explícitamente modelos de conducta. El impacto de los medios de comunicación es evidente en los modos de hablar, en los modismos, en los giros lingüísticos, etc. Podríamos concluir que los medios masivos de comunicación influyen en la formación de la mentalidad y en los patrones de comportamiento.


Existen conductores, pastores o guías de opinión que tienen una voz y una posición privilegiada en el mercado de las creencias, de tal suerte que los dueños de los medios y sus productores cuentan con la capacidad real de modificar el mercado y de orientar los gustos de millones de espectadores y de lectores.


Muchas veces la demanda es fabricada de manera artificial. El negocio de la moda consiste precisamente en lograr que caduque lo que todavía es útil. El sistema indiscriminado de libre mercado en los mass media lleva a crear modas y satisfactores ficticios. El mejor negocio no es dar al cliente lo que pide, sino en venderle lo que hay en el inventario o las mercancías que más fácil se pueden obtener y revender.


Finalmente: El mercado no fusila a los disidentes aunque sí les da la libertad para morirse de hambre.


Tratando de entender la influencia de los medios de comunicación, que propicia la violencia, varias teorías tratan de explicarla.


La de los indicios agresivos, el aprendizaje por la observación, el refuerzo y el cultivo, todas estas posibilidades pueden provocar una relación estímulo-respuesta, sobre todo si el espectador-receptor está sufriendo o acaba de pasar momentos de frustración fuerte. La presentación de determinados sucesos puede generar un aprendizaje si el personaje violento se convierte en modelo de conducta ya que reforzaría los puntos de conducta violenta que el espectador lleva en sí.


Sólo la teoría de la catarsis presenta como plenamente positiva y sin riesgos, la posibilidad de ver violencia, ya que así desfoga cualquier agresividad contenida el espectador, sólo al verla.


Sin embargo, a pesar de lo anterior, hoy en día, los medios de comunicación constituyen una herramienta que nos permite mantenernos en continua comunicación con los distintos sucesos sociales, económicos y políticos, tanto a nivel nacional como internacional.


Las sociedades modernas se encuentran permanentemente en comunicación, los medios tienen el poder de conectar las partes dispersas del todo, desempeñando un papel importante en la promoción y formación cultural.


El siglo XXI ha visto el desarrollo cada vez más acelerado de la “cultura de masa”. Periódicos, radio, televisión, la “world wide web” (amplia telaraña mundial, gran red mundial) o internet, se han convertido en los creadores de debates, de ideas compartidas, de cohesión social, de mitos y leyendas. Crean opiniones, fomentan actitudes, cambian conductas.

visitas 834 desde 10 de octubre de 2003

Copyright © 2017 Vitaelius.com | CSS and XHTML | Powered by Condominioweb.net | Buscar