Vitaelius

!Voz Veracruzana en Internet!

Dr. José Vitelio García Maldonado

Por la cañada del negrito..

Por: Roberto Williams García

Hacia 1960, la avenida 20 de Noviembre se ensanchó para facilitar la circulación de los tráilers que subían a Xalapa con destino al altiplano. Pronto, lo ancho fue angosto para el rodar de los dinosaurios mecánicos y se intentó como vía de escape la Avenida de las Américas, que no funcionó, y en consecuencia, se abrió más al oriente la periférica avenida Lázaro Cárdenas, que hoy urge descargarla. Para aligerar el tránsito sofocante, el alcalde escoge el megaproyecto de un segundo piso sobre la avenida en cuestión y la apertura de siete distribuidores viales, proyecto valuado en 650 millones de pesos, el cual someterá a consulta pública. Esta información periodística la proporcionó Diario de Xalapa el día tres de julio.

El miércoles 20 de agosto leí la noticia de que los Secretarios de Comunicaciones y de Desarrollo Regional, ante la presencia de empresarios y representantes de diversos comercios, exhibieron de manera oficial el Proyecto del Libramiento de Xalapa, el cual contempla que los vehículos procedentes de Veracruz al llegar al antiguo punto de venta de lencerías, o sea El Lencero, seguirán por Coatepec y saldrán por Acajete sin tocar territorio xalapeño. Este libramiento proyectado por el lado poniente, o sea, el contrario a la avenida Lázaro Cárdenas, beneficiará a dos empresas y rozaría, dicen, el Bosque de Niebla. En el acto de presentación no reinó el alcalde porque: “me dijeron de última hora y yo estaba con otros compromisos”, agregando que sobre el proyecto corresponde opinar a los alcaldes de Emiliano Zapata y de Acajete, ya que el perímetro de Xalapa queda librado. En su declaración, Reynaldo, prospecto de candidato a gobernador, no descartó la posibilidad de la construcción de los distribuidores viales.

Parece ser que la realización del proyecto se la querían endilgar a la iniciativa privada pues el mismo día veinte de agosto los empresarios veracruzanos, por boca de Alejandro Maupomé Riaño, declararon que no podían construir la obra debido al costo que pasa de mil setecientos millones de pesos, en tanto que el viernes 22, el aval, sólo el aval, para la construcción lo declararon veintitrés diputados priistas.

Por otra parte, en un desplegado, un grupo de comerciantes manifestaba su integración como grupo seguidor del proyecto, mientras que Semarnat, el sábado 23, aseveró la inexistencia de un estudio de impacto ambiental. En síntesis, nada concreto se advierte en este proyecto de construcción del libramiento para el cual calculan dos años de ejecución.

Por mi cuenta, el pasado viernes 22 de agosto recorrí, en compañía del ilustrador Fernando Morales, la carretera que no ha sido mencionada como posible libramiento. Carretera dentro del escenario de una cañada majestuosa, cuya sola contemplación puede liberar a la gente del estrés. La carretera procede de Actopan, población a la cual se puede ingresar por la Bocana, situada al borde de la carretera Veracruz-Xalapa o mejor entrar por los ídolos de Rinconada. De Actopan se pasa a orilla de El Descabezadero y adelante queda Otates, lugar del pan nuestro de cada año y el camino asfaltado va por Trapiche del Rosario, refugio de sabroso jamoncillo. Luego aparece un entronque para subir a Alto Lucero. La distancia hasta aquí es de 25 kilómetros, según reza el letrero. Junto al entronque hay una gasolinera. A nuestra vista se despliegan campos cubiertos de caña de azúcar, siembra iniciada en la Colonia, cuyo corte estuvo a cargo de negros ancestros de los que sobreviven en Coyolillo. Uno de ellos, trovador de veras, se identificó mexicano muchos años antes de la independencia. “Aunque soy de raza Conga, yo no he nacido africano: soy de nación mexicano y nacido en Almolonga”. Esta ex hacienda azucarera queda en la ruta a Alto Lucero, solar de Paquita la del Barrio. Almolonga en un tiempo fue cubil de la Mano Negra que enrojeció la vecina campiña veracruzana.

Si de la gasolinería seguimos rumbo a La Concepción pasamos por San Antonio, donde permanece un casco testimonio de la ex hacienda Paso del Toro y adelante destaca un islote de arena negruzca y bajo las arboledas un acueducto de seis metros de alto y ciento cuarenta y cinco metros de largo. Atravesamos por la Concepción, cuyo atractivo es el ingenio azucarero y adelante se encuentra la desviación para Naolinco. Continuamos a Jilotepec, donde impacta el verde compactado en cerros con tiaras cambiantes de neblina. Hasta Jilotepec son 19 kilómetros a partir del entronque de la cañada. En vez de seguir el camino muy sinuoso para Banderilla, optamos por uno casi recto de cinco kilómetros pavimentados, uno de ellos engravado. Semejante kilometraje se tiene si viramos a la izquierda de la magnífica carretera a Tlacolulan y llegamos a Rafael Lucio al borde de la carretera nacional a México. De Rafael Lucio sigue Acajete y luego La Joya, emporio de los quesos y centro trailero en auge, pletórico de fondas para restaurar las energías. Si a los 19 kilómetros hasta Jilotepec agregamos 10 a Rafael Lucio, se tienen 29 contados desde la gasolinería de la cañada hasta la carretera nacional. En total 54 desde Actopan hasta la carretera nacional.

Sin mucho convencimiento, la cañada descrita suelen llamarla Valle de Actopan. "Más que valle nos parece un cañón por su estrechez y lo abrupto de sus cantiles”. Es propiamente una cañada a la que se puede descender desder Xalapa vía El Castillo, bajando curvas rápidas hasta la base de cañaverales contiguos a una alargada mancha de mal país, o sea la lava que cubrió al río que brota en El Descabezadero. Cañada de ambiente tropical con clamor de geografía histórica, ya que de Cempoala sometidos guías totonacos condujeron a Hernán Cortés a Rinconada y ahí siguieron en dirección al Descabezadero. El conquistador con sus huestes cabalgó por terrenos planos y en cierto punto subió por el rumbo de El Castillo y se antoja imaginar que haya sido por la calle Independencia o por senderos de lo que iba a ser la avenida 20 de Noviembre hasta llegar a pernoctar a Xicochimalco. Ahora usted, conquistador motorizado en coche o camioneta, puede desde la avenida Lázaro Cárdenas a la altura de El Castillo precipitarse al lecho de la cañada para girar por la derecha rumbo a Actopan o por la izquierda y llegar hasta la carretera nacional Xalapa-México. Por su parte, al trailero, sobre todo al transportador de cargas especiales, se le trata de regular el horario para ingresar a la avenida Lázaro Cárdenas. Por eso se propone el tránsito por Actopan, yendo por una cañada amplia y atractiva.


Publicado en el diário de xalapa el 8 de septiembre de 2003

visitas 1,096 desde 26 de noviembre de 2003

Copyright © 2017 Vitaelius.com | CSS and XHTML | Powered by Condominioweb.net | Buscar