Vitaelius

!Voz Veracruzana en Internet!

Dr. José Vitelio García Maldonado

Eros pedagógico.

Por: José Vitelio García

Cuando nos decidimos a incursionar en la obra escrita de Edgar Morín, encontramos por una parte ideas que nos pueden parecer afirmativas de nuestras concepciones y por otro lado conceptos novedosos que nos ayudan a entender mejor nuestro auténtico contexto.



Sobre la educación, nos dice que su problemática, generalmente se expresa en términos cuantitativos, así se afirma que hacen falta más créditos, más maestros, menos coacciones, menos materias en el programa, menos cargas académicas, etc. Pero, afirma Morín la necesidad mayor es la “reforma del pensamiento”.



No se puede reformar la institución sin haber reformado previamente los espíritus, pero no se pueden reformar los espíritus si no se han reformado previamente las instituciones.



La enorme máquina de la educación es rígida, endurecida, coriácea,burocratizada.Muchos profesores están instalados en sus costumbres y sus soberanías disciplinarias. Son como “ lobos que orinan para marcar su territorio y muerden a aquellos que penetran en él”, decía Curien.



Carlos Marx plantea en una de sus tesis de Feuerbach, ¿quién educará a los educadores? Morín nos responde que será una minoría de educadores animados por la fe en la necesidad de reformar el pensamiento y regenerar la enseñanza, que además ya hayan interiorizado en ellos una misión ,ésta necesitará competencia, pero también técnica y arte.



Requerirá lo que no está indicado en ningún manual, pero será lo que Platón ya había señalado como condición indispensable de toda enseñanza: el eros, que es a la vez deseo, placer y amor. Deseo y placer de transmitir, amor al conocimiento y amor por los estudiantes.



El eros nos permite dominar el placer ligado al poder, en provecho del placer unido al don. Para Morín en el ámbito educativo, donde no existe amor no hay más que problemas de carrera, de dinero para el profesor, de fastidio para el discípulo.



Eros, misión, fe, constituye el circuito recursivo de la trinidad laica donde cada uno de los términos alimenta al otro.



Los rasgos esenciales de la misión educadora serán:


  • Proporcionar una cultura que permita distinguir, contextualizar y globalizar.
  • Preparar a los expertos para responder a los desafíos y hacer frente a las incertidumbres.
  • Educar para la comprensión humana.
  • Enseñar la afiliación a la patria, a su historia, a su cultura, y
  • Enseñar la ciudadanía terrestre, comprendiendo a la humanidad en su unidad antropológica y en su comunidad de destino en esta era planetaria.

Coincidimos con Morín, en que todo lo anterior es una condición “ sine qua non” para salir de nuestras barbaries.

visitas 4,213 desde 09 de marzo de 2005

Copyright © 2017 Vitaelius.com | CSS and XHTML | Powered by Condominioweb.net | Buscar