Vitaelius

!Voz Veracruzana en Internet!

Dr. José Vitelio García Maldonado

Migración veracruzana

Por: José Vitelio García

Hablar de la migración es referirse a un fenómeno social de carácter mundial.
Toda la historia de la humanidad está llena de relatos migratorios en los cuales se narra, cómo núcleos de población se trasladaron de una región a otra del globo terrestre, en búsqueda de mejores condiciones de vida.

En el caso de México, como país independiente la corriente migratoria más importante se dió en los estados del norte y del occidente de la República hacia el vecino EEUU, durante mucho tiempo, sobretodo después del cercenamiento territorial por la guerra de 1847, que nos arrebató más de la mitad del territorio nacional. Desde un principio siempre hubo la comunicación entre los mexicanos que quedaron de aquel lado y los de acá del sur del Río Bravo.

La migración hacia EEUU se fue incrementando en la medida que la potencia del norte fue fortaleciéndose económicamente y se oficializó cuando en la época de la segunda guerra mundial, requirió brazos para cultivar sus campos y atender sus oficios manuales . Así se instituyó el “bracerismo”.

Ahora, ante la agudización de los problemas económicos y como resultante de una mala política gubernamental, la emigración de la fuerza de trabajo mexicana se ha ido incrementando hasta alcanzar valores promedio de un millón y medio de trabajadores connacionales que emigran hacia el vecino país del norte.

En este contexto, la migración se considera como un indicador confiable que mucho nos dice sobre las condiciones socioeconómicas de una región o de un Estado de la República Mexicana.

Así, Veracruz que en otras décadas fue centro de atracción de migrantes tanto para actividades agrícolas, ganaderas y petroleras y que hasta 1997 no figuraba entre los quince Estados expulsores de migrantes a Estados Unidos, ya en el año 2000 aparece en los registros estadísticos como el quinto estado mexicano, en orden de importancia que envía población al país del norte, después de Jalisco, Michoacán, Guanajuato y México. Un 4.88% del total de migrantes mexicanos, o sea aproximadamente 76,600 son veracruzanos, que a su vez corresponden al 1.1% del total de la población en la entidad veracruzana.

De los 210 municipios que conforman el estado, 5 municipios se ubicarían en la categoría de nula migración, 116 con muy baja, 67 con baja, 17 con media, 3 con alta ( Carrillo Puerto, Cuitláhuac y Yecuatla) y 2 con muy alta migración ( Landero y Coss y Yanga ) . Las zonas centro y sur de Veracruz se están transformando en emisoras de migrantes hacia EEUU. Algunos analistas advierten evidencias similares en al menos 900 localidades del estado de Veracruz y este fenómeno es especialmente significativo en 220 localidades de la entidad.



Dos características son sobresalientes en esta dinámica migratoria veracruzana, su juventud y su velocidad de incremento, lo cual se traduce en poblaciones en donde disminuyen los jóvenes y quedan en mayoría relativa, mujeres, niños y personas de la tercera edad. La velocidad es evidente ya que de la décimo quinta posición, el estado, pasó a la quinta, en un lapso aproximado de tres años.

En el trasfondo de estos indicadores demográficos, se advierten las condiciones socioeconómicas del Estado de Veracruz, ya que en 1996, se estimó que “más de un millón de personas económicamente activas no tenían un empleo productivo ni remunerado” (Plan Veracruzano de Desarrollo 1999-2004).

Podrían considerarse dos factores como detonantes estructurales de la emigración hacia el norte. En primera instancia, los cambios que ha sufrido la producción industrial veracruzana como resultante de las políticas neoliberales aplicadas en el país y que se han traducido en ajustes de personal en las grandes empresas y en la formación de pequeñas empresas y microempresas. Hubo una caída del personal ocupado promedio por empresa, el cual se transformó de 13.7 en 1988, a 7.4 en 1993 y a 6.5 en 1998. En el sector petrolero en el mismo período decenal, desaparecieron 24 mil plazas y sólo se restituyeron 4 mil entre 1993 y 1998.
El segundo factor está relacionado con el sector agrícola. Veracruz es gran productor de caña de azúcar, de cítricos y de café y las fluctuaciones en los precios de estos productos afectan sensiblemente a la economía veracruzana. Los efectos de las crisis en este renglón, se aprecian en la crítica situación de los ingenios azucareros que ha empobrecido a productores y jornaleros. Los productores cafetaleros dejaron sin cortar su café porque con su venta en cereza, no alcanzó para pagar al cortador, el transporte del producto y ya no se diga el costo de los cuidados para el cultivo. Muchos optaron por dejar que el café se secara en la planta. La crisis del sector agrícola, posterior a 1990 ha hecho que el sector terciario ocupe mayor porcentaje de población trabajadora con respecto al primario. Los que no han emigrado se han empleado en trabajos precarios o se han dedicado al comercio informal
o a los servicios.

Mientras la situación socioeconómica del estado no mejore, Veracruz seguirá siendo una entidad expulsora de población económicamente activa, con pérdida de la ventaja que el bono demográfico aún le otorga.

visitas 1,349 desde 18 de junio de 2008

Copyright © 2017 Vitaelius.com | CSS and XHTML | Powered by Condominioweb.net | Buscar