Vitaelius

!Voz Veracruzana en Internet!

Dr. José Vitelio García Maldonado

Aprendizaje a lo largo y ancho de la vida

Por: José Vitelio García

                 En el año de 1990, en reunión de la UNESCO, realizada en Jomtien, Tailandia, y como resultante de los trabajos en torno al proceso educativo, se dio un giro de 180 grados al enfoque de la enseñanza-aprendizaje, considerando como más importante al aprendizaje.


 


                 Hasta antes de ese acuerdo era preocupación mayor la enseñanza, dedicándole gran parte del desarrollo de una clase. Así un maestro se preocupaba por preparar su trabajo en el salón,  con acopio de recursos y materiales didácticos, dejando en segundo término y en consecuencia con poco tiempo, a una evaluación objetiva del aprendizaje. El profesor podría haber quedado satisfecho por haber dado una buena clase, aunque después advirtiera con tristeza y pesar, cuando no con enojo, que sólo un bajo porcentaje de su alumnado, había aprendido efectivamente.


 


                 En la actualidad gran número de países ha establecido como paradigma institucional de los sistemas educativos, el aprendizaje a lo largo de la vida. Surge así como principio organizador clave, para que los egresados de un sistema educativo estén capacitados para entender y participar con los suficientes conocimientos en los procesos de competitividad que la globalización impone a los países del mundo.


 


                 Se ha reconocido que las necesidades y demandas de aprendizaje no se pueden satisfacer en un periodo particular de la vida de un individuo, sino que hay que satisfacerlas a lo largo de toda la vida. En este proceso pueden advertirse al menos cuatro factores importantes.


 


                 Los aprendizajes y la adquisición de ciertas competencias no están limitadas a un período de la existencia  particular, ya que se dan a lo largo y a lo ancho de la vida. Todas las edades son aptas para el aprendizaje, siempre que se ofrezcan estímulos pertinentes y el aprendizaje se vincule con los motivos y necesidades de una persona. La investigación neurocientífica cognitiva más reciente ha mostrado evidencia contundente que una actividad cerebral constante mantiene la elasticidad neuronal en buena forma y logra que las personas conserven su capacidad de aprender cosas nuevas, pudiendo afrontar exitosamente situaciones no previstas, hasta una edad avanzada.


 


                 Las diversas modalidades del aprendizaje pueden darse en la misma persona en diferentes momentos de su cotidianidad: en la escuela o en un curso, en la interacción con otras personas, a través de la radio o de la televisión, en un evento cultural, en los quehaceres domésticos, viajando, en el juego o en otras actividades del tiempo libre. Así el aprendizaje se da a lo ancho de la vida.


 


                 Por otra parte el aprendizaje a lo largo de la vida es una resultante de la inercia que se adquiere en dos momentos clave del individuo cuando aprende:


En la adquisición de la lecto-escritura, sobretodo si encuentra un ambiente estimulante que fomente la cultura cognoscitiva, que brinde abundantes ocasiones para interactuar, comunicar y aprender, en síntesis, cuando  la actitud favorable hacia el aprendizaje se pueda transformar en una necesidad intrínseca hacia el mismo.


Otro momento lo constituye cuando la persona ha salido de una institución educativa, escuela o universidad, y considera este evento como algo que le permite comenzar en la edad adulta, un proceso de educación continua, ya que el individuo se siente investido de una mayor autonomía de libre expresión de su creatividad, saber y opinión. En resumen, una actitud proclive al aprendizaje permanente.


 


                 También hay que considerar que el aprendizaje a lo largo de la vida  promueve la ciudadanía activa y la inclusión social, ya que satisface una diversidad de necesidades culturales básicas y promueve el desarrollo personal y social. La sobrevivencia se garantiza con el pleno desarrollo de las potencialidades, con el derecho a vivir y trabajar con dignidad, a participar plenamente en el desarrollo, a mejorar su calidad de vida, a tomar decisiones informadas, a manejar pensamiento crítico e independiente y a continuar aprendiendo.


 


                 Habrá que decir finalmente que la UNESCO aboga a favor del aprendizaje a lo largo de la vida como una necesidad y un principio organizador para los sistemas de educación y aprendizaje a nivel mundial.


 


                 El fomento de una cultura del aprendizaje implica toda una gama de políticas, incentivos y disposiciones legales que conduzcan al desarrollo de “sociedades del conocimiento”. Implica también ocuparse del segmento más vulnerable y necesitado de la sociedad, en términos de asegurar el funcionamiento indispensable del aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos, sobre la base de una verdadera alfabetización y una educación básica de calidad.


 

visitas 1,999 desde 19 de febrero de 2010

Copyright © 2017 Vitaelius.com | CSS and XHTML | Powered by Condominioweb.net | Buscar